¿Un nuevo órgano humano?

By Iván de Jesús Arellano Palma Abril 13, 2018 379 No comment
Para estudiar la materia viva normalmente se aplican procedimientos que inevitablemente la modifican.
 
Aunque estas alteraciones contribuyen a entender en parte la estructura y la función de la materia viva, con el avance de la tecnología y las técnicas de estudio se van superando poco a poco muchas limitaciones.
Quizá la más importante que se ha superado es la de no poder trabajar en tiempo real en el tejido in vivo para alterar lo menos posible las células, tejidos u órganos.
Hasta la semana pasada se pensaba que el intersticio humano era un espacio entre los tejidos. Se suponía que en él había tejido conectivo –colágeno y elastina que son proteínas– en estado sólido y ya, su localización y estructura es descrita vagamente en la literatura científica, según Rebbeca G. Wells y Petros C. Bienas, del Departamento de Medicina de Nueva York y de Filadelfia, respectivamente. El pasado 27 de marzo ellos publicaron un artículo en Nature sobre su investigación que da en sus propias palabras, “una nueva expansión y especificación al concepto de intersticio humano”.
 
El estudio se llevó a cabo con una técnica llamada endomicroscopía confocal que permite ver en tiempo real imágenes del tejido humano con una profundidad de 60 a 70 micrómetros. Antes de esta técnica el procedimiento usual era la fijación: las muestras se trataban y tratan actualmente con sustancias químicas, se cortan en capas finas y se pone algún colorante. Esto hacía que el fluido intersticial se drenara y no se observara. La posibilidad de observar los tejidos in vivo les permitió observar muy de cerca y en funcionamiento el intersticio humano en más de 12 pacientes humanos, sobre todo en conductos biliares.
 
Encontraron además de la elastina y la red de colágeno conformada en un patrón de empaquetamiento no visto antes con subtipos celulares orientados hacia él, un “líquido, previamente no identificado pero extendido y macroscópico”, en palabras de los autores. Y vaya que está muy extendido, el trabajo muestra que constituye más de la quinta parte de todos los fluidos de nuestro organismo (quizá hasta el 35%). Está debajo de la piel y recubriendo los pulmones, el tubo digestivo, el sistema urinario, etcétera.
 
En ciencia una respuesta o descubrimiento conduce a nuevas preguntas, en este caso la de cuál es la función de este líquido. Aunque no se sabe con certeza, los autores creen que puede servir junto con el colágeno y la elastina, como amortiguador para los tejidos de nuestro cuerpo o como espacio para que los vasos sanguíneos se contraigan y expandan constantemente. Además se piensa que una porción de este líquido intersticial alimenta el sistema linfático para drenar sobre todo los fluidos corporales y posiblemente también sirva para el buen funcionamiento del sistema inmunitario. Esta conexión entre el intersticio y el sistema linfático también puede ayudar a explicar la razón de que algunos tumores hagan metástasis una vez alcanzado este sitio. Según los autores con este nuevo conocimiento se podrán explicar mejor enfermedades fibróticas, inflamatorias y escleroides.
 
Mientras escribía esta noticia los medios de comunicación la daban a conocer como el descubrimiento de un nuevo órgano. (Probablemente el lector recuerde el “nuevo órgano” que se “descubrió” en enero del año pasado llamado mesenterio) Si bien lo del mesenterio fue falso, en este caso mi respuesta no es absoluta. El trabajo muestra de manera detallada la estructura del intersticio humano y un poco menos su función, pero se conoce desde hace casi 200 años. Si leemos de nuevo los párrafos arriba, los autores mencionan que es una “nueva expansión y especificación del concepto”; expansión no descubrimiento. El estudio más antiguo que pude encontrar es el de George Kalternbrunner de 1826. A partir de él biólogos, histólogos y médicos han especificado que el intersticio humano es un espacio en el que abunda tejido conectivo denso –colágeno y elastina– y que es sólido.
 
A mí parecer se necesitan más trabajos, como los mismos autores afirman, para saber con más detalle la función de las nuevas estructuras encontradas, la existencia de un nuevo órgano aún está en duda. 
 

Agradezco a Jennifer Enciso sus valiosas sugerencias.
 
Referencias:
Artículo original: https://www.nature.com/articles/s41598-018-23062-6 
 
Imagen tomada de: http://www.teleamazonas.com/2018/03/intersticio-el-nuevo-organo-del-cuerpo-humano-que-la-ciencia-acaba-de-descubrir/ 
 
Imagen: En color lila vemos el espacio lleno del nuevo fluido observado por el grupo de investigación.
 
Crédito: Petros C. Benias et al., Nature
 
Texto tomado de la revista "Cienciorama", consultas en: http://cienciorama.unam.mx/
Rate this item
(0 votes)
Last modified on Viernes, 13 Julio 2018 18:23

2 comments

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

© 2018 Faraday News es un proyecto de Divulgación de Ciencia apoyado por la Secretaría de Desarrollo Económico de Tlaxcala y CONACYT.